Dos niños sosteniendo un pequeño globo bola

Es difícil imaginar que los bebés, niños pequeños y niños en edad preescolar puedan ser excluidos o expulsados de un programa debido a su comportamiento. Pero cada vez existe más evidencia que indica que a los niños pequeños se les pide que abandonen los programas de cuidado infantil y centros preescolares en una proporción tres veces más que a los niños de edad escolar.

A las familias se les puede pedir que su hijo(a) deje de asistir (o reduzca las horas de asistencia) a un programa de cuidado infantil por muchas razones. A continuación, presentamos algunos ejemplos:

  • El programa o el horario diario no son apropiados para el niño.

  • Es posible que los maestros no tengan los conocimientos necesarios para ayudar al niño.

  • Un maestro quizá no sepa lo que está sucediendo en la familia.

  • El niño está enfrentando a  situaciones en las que necesita ayuda para poder comprenderlas.

Los proveedores y las familias pueden trabajar en equipo para evitar la expulsión, mediante el desarrollo de relaciones fuertes y el diálogo acerca de la cultura del niño, sus fortalezas e inquietudes sociales, emocionales y conductuales, la metodología de aprendizaje y las estrategias que se adaptan en el hogar y en el cuidado infantil.

¿Cómo pueden las familias colaborar con los proveedores para ayudar a prevenir las expulsiones?

  • Consulte la política de su proveedor de cuidado infantil acerca de las expulsiones de los niños o la exclusión de la escuela. Haga preguntas sobre la política en caso de que no entienda algo.
  • Informe al proveedor acerca de las necesidades, los intereses y las preferencias en las rutinas de su hijo(a), como el descanso y la alimentación.

  • Si siente que el comportamiento de su hijo(a) es desafiante, comuníquese con el maestro y conversen sobre posibles soluciones.

  • Hable con el maestro de su hijo(a) todos los días.

  • Cuando tenga tiempo, visite el programa, almuerce y quédese un rato.

  • Invite a los maestros para que realicen visitas en el hogar.

  • Hable con el maestro de su hijo(a) sobre la forma más adecuada de responder ante los comportamientos desafiantes en el hogar y en el programa de cuidado infantil.

  • Siga las recomendaciones de someter a su hijo(a) a una evaluación o prueba si el maestro lo sugiere.

¿Qué puede hacer mi proveedor de cuidado infantil para ayudar a prevenir una expulsión?Dos niños de dibujo y colorear

  • Diseñar y compartir las prácticas de orientación y disciplina que sean adecuadas para el nivel de desarrollo y promuevan la salud social, emocional y conductual de su hijo(a).

  • Colaborar con usted para aplicar estas prácticas sistemáticamente y sin prejuicios ni discriminación.

  • Trabajar con usted para usar estas prácticas como oportunidades de aprendizaje para guiar el desarrollo conductual de su hijo(a) y establecer implicaciones apropiadas para el comportamiento desafiante.

  • Trabajar con usted para establecer metas que apoyen el desarrollo social, emocional y conductual de su hijo(a).

  • Comunicar cómo le está yendo a su hijo(a) y hacer cambios, si es necesario, para ayudar a su hijo(a).

  • Desarrollar sus habilidades para apoyar el desarrollo social, emocional y conductual de su hijo(a). De ser necesario, buscar el apoyo de especialistas, tales como consultores de salud mental para la primera infancia, asesores de conducta, consejeros escolares o educadores especiales.

  • Atender su propia salud y bienestar. Trabajar horas razonables y acceder a servicios sociales, de salud y de bienestar según sea necesario.

¿Qué puedo hacer si solicitan que mi hijo(a) deje un programa?

  • Consulte la política de su proveedor de cuidado infantil acerca de la expulsión de los niños o la exclusión de los niños de la escuela. Además, conozca las políticas de su estado sobre la suspensión, la expulsión y la exclusión disciplinaria:

    • A los programas de la primera infancia se les recomienda que establezcan políticas para eliminar o limitar drásticamente las prácticas de expulsión, suspensión y demás exclusiones disciplinarias. Todas las políticas disciplinarias deben cumplir con las leyes federales sobre los derechos civiles.

    • Algunos estados tienen leyes o reglamentos que prohíben o limitan la expulsión o la suspensión. Comuníquese con la agencia de licencias de cuidado infantil de su estado para obtener más información.

  • Pregunte si el proveedor trabaja con algún especialista de la salud mental para la primera infancia. En caso negativo, ¿hay alguno disponible?

  • Si sospecha que su hijo(a) tiene un retraso en el desarrollo, una discapacidad o un problema de salud mental, pregunte dónde puede obtener una evaluación. Esta página tiene más información acerca de qué hacer si tiene inquietudes sobre el desarrollo de su hijo(a).

  • Si está de acuerdo en que es mejor que su hijo(a) asista a otro programa, enfóquese en realizar una transición gradual.

  • Si su hijo(a) tiene alguna discapacidad, trabaje con un especialista de intervención temprana para asegurarse de que su hijo(a) reciba el apoyo necesario. Su especialista de intervención temprana también puede ayudar a su proveedor a apoyar a su hijo(a) de una manera más efectiva.

  • Informe al médico de su hijo(a) acerca de la transición en caso de que su hijo(a) pueda beneficiarse de exámenes o evaluaciones.

  • Pregúntele al médico de su hijo(a) si una referencia a un especialista podría ayudar. El médico de su hijo(a) puede recomendarle alguien que pueda evaluar a su hijo(a) de forma completa.

Recursos

Todos los estados estánesfuerzan por crear en estrategias para prevenir la exclusión de niños de programas de la primera infancia. En muchos estados, el trabajo apenas está comenzando, así que los recursos pueden variar dependiendo del lugar donde usted viva. Aquí enumeramos algunos recursos que quizás desee consultar con su proveedor de cuidado infantil, médico o agencia de recursos y referencias para obtener más información:

Las siguientes organizaciones también tienen algunos recursos, en inglés, que pueden ser útiles: