Madres y niños sentados fuera de

Las redes de apoyo social que incluyen a parientes, amigos y a otros padres pueden ser de gran ayuda para su hijo(a) y usted. El apoyo social en forma de amistad y conexiones con una comunidad puede ayudarnos a cuidar mejor a nuestros hijo(a)s. Y el apoyo práctico, como la ayuda con el transporte, el cuidado infantil o la donación de ropa nos ayudan a gestionar nuestras vidas y a dar a nuestros hijo(a)s lo que necesitan.

Las redes de apoyo sociales pueden ayudar a las familias a hacer lo siguiente:

  • Satisfacer sus necesidades básicas, alcanzar sus metas y educar a sus hijo(a)s de forma exitosa.

  • Superar obstáculos, como los barrios o vecindarios inseguros, la violencia familiar y la falta de vivienda.

  • Sentirse atendido y recibir ayuda de otros.

  • Reforzar las habilidades para criar a los hijos.

Las redes de apoyo social conformadas por parientes pueden ayudar a que los niños interactúen con diversos adultos de forma segura y cariñosa, a que tengan diferentes experiencias, aprendan a entender los distintos puntos de vista y a que crezcan seguros y saludables.

Su programa de cuidado infantil puede ayudarlo a desarrollar relaciones de apoyo. Revise qué oportunidades ofrece su proveedor de cuidado infantil para que las familias se conozcan. Por ejemplo, su proveedor puede ofrecer "reuniones y encuentros", comidas, tableros de mensajes, comité de padres, actividades de trabajo voluntario en familia, sesiones de información para padres y clases para padres presentadas por socios comunitarios. ¡Si su programa no ofrece dichas oportunidades, solicítelas!